Por qué recupero peso ¿cómo tratarlo o prevenirlo?

Por qué recupero peso ¿cómo tratarlo o prevenirlo?

En la edición del 28 de julio de la Revista Noticias, se realizó una entrevista a la Dra. Julieta Paleari, en la cual aborda este tema frecuente que preocupa a los pacientes. Compartimos la nota con ustedes.

Buscando el mejor resultado en una cirugía bariátrica o metabólica.

¿Cuál es su opinión respecto a este tema?

La cirugía bariátrica ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de la obesidad y sus enfermedades asociadas, especialmente de la diabetes tipo 2 y la hipertensión, entre muchas otras. Diversos estudios han demostrado que el tratamiento quirúrgico logra una mayor pérdida de peso que cualquier otro tratamiento médico. Sin embargo, los estudios con seguimiento a largo plazo muestran que un porcentaje de pacientes operados recupera peso, favoreciendo la reaparición de comorbilidades.

¿Cuáles son los principales motivos?

Existen cambios anatómicos y factores dependientes de la técnica quirúrgica que pueden explicar el recupero de peso, como el aumento en la capacidad del estómago, aumento del diámetro del pasaje de los alimentos al intestino y la adaptación intestinal posterior Todos son factores anatómico-funcionales que facilitan y potencian el aumento de la ingestión. Los aspectos hormonales también deben ser considerados, ya que se produce una baja en el metabolismo basal, lo que contribuye al recupero de peso en el largo plazo. La disminución en la tasa metabólica puede ser contrarrestada con ejercicio físico, resaltando la importancia de incorporar actividad física, por lo que el sedentarismo, es una variable predictora del recupero. Pero son los aspectos conductuales, emocionales y psicológicos, los principales factores de riesgo. Entre estos últimos, podemos mencionar la pérdida del control de los alimentos, una mala selección de los mismos y la ingesta por ansiedad en relación a estímulos emocionales, eventos de estrés, trastornos de personalidad, depresión o alcoholismo, son una causa frecuente que experimentan los pacientes que reganan peso. Muchos de los factores, se pueden detectar o prever en la etapa preoperatoria, en la cual se puede planificar e iniciar un tratamiento, pero lo más importante, es informar al paciente cuáles son sus factores de riesgo para recuperar peso que no serán modificados por la cirugía. Esto permite esclarecer que la responsabilidad del mantenimiento del peso después de la cirugía está relacionado principalmente con el compromiso del paciente, y que debe realizar los controles periódicos y de por vida, necesarios en estas enfermedades crónicas con los profesionales encargados de su cuidado.

¿Puede volver a realizarse una nueva cirugía?

En pacientes cuidadosamente seleccionados y diagnosticados, pueden indicarse cirugías de conversión o revisión. Estos procedimientos están destinados a solucionar problemas anatómicos derivados de la cirugía primaria, en aquellos casos en los que el paciente no pierde el peso o recupera el peso perdido. Antes de indicar una cirugía de este tipo, es clave conocer la cirugía primaria realizada, la existencia de alteraciones anatómicas y si existe fallo de la técnica primaria, o cual fue la causa, para considerar el mejor tratamiento. Estos procedimientos requieren una preparación prequirúrgica adecuada, y ser realizados por cirujanos entrenados, ya que requiere una técnica más desarrollada y las complicaciones son más frecuentes.

«Nuestro objetivo es aportar herramientas clínicas y quirúrgicas, psicológicas, emocionales y de autoestima, fijándole metas realistas y concretas, que puedan sostenerlas a lo largo de la vida…»

¿Qué particularidades se deben considerar para tratar de evitar o tratar el recupero de peso?

Las enfermedades crónicas no transmisibles deben ser abordadas desde un ENFOQUE GLOBAL Y MULTICÉNTRICO, desde distintas perspectivas, contemplando a la persona y su contexto, para entender sus necesidades y dificultades específicas. Un seguimiento personalizado desde el punto de vista MÉDICO, su SALUD MENTAL y una especial atención en la contención EMOCIONAL. Este entendimiento se logra a través de una escucha activa, estimulando su sentido de responsabilidad, el empoderamiento y el autocontrol, desarrollando cambios conductuales creando nuevos hábitos. Abordar las causantes del trastorno, lo que desencadena y las creencias que lo sostienen a través del tiempo, sus necesidades y dificultades, para desarrollar una estrategia de tratamiento que genere un punto de inflexión en la enfermedad que nos conduzca a la recuperación integral del paciente acompañando a desarrollar quién quiere ser en su vida. Se le debe aportar herramientas clínicas y quirúrgicas, psicológicas, emocionales y de autoestima, fijándole metas realistas y concretas, que puedan sostenerlas a lo largo de la vida, desmitificar las ideas negativas sobre la comida y las dietas, la prohibición, la abstinencia y el hambre, que conducen a la frustración, al estrés y a la suba de peso. Manejo de la emociones y consciencia corporal. La pérdida de peso es una meta dentro del objetivo amplio como persona. Junto al plan alimentario nutricional, la actividad física guiada y las consultas con las distintas especialidades, se lo incorporar a grupos de contención y sentido de pertenencia. La palabra emitida por los pares, resulta una opinión altamente valorada para hacer frente a las dificultades propias. Escuchar, compartir experiencias de vida, estar allí, no es solo encontrar respuestas, sino ayudar a los demás, reforzando hábitos y conductas correctas. Personas que sufren una enfermedad crónica y ayudan a otros a adquirir autoconfianza y habilidades para manejar su estado de salud y manejo del impacto socioemocional de la enfermedad. Empoderar al paciente en la etapa preoperatoria, reconocer sus puntos débiles, nos ayuda a planificar e iniciar un tratamiento. Si ha recuperado peso, la inserción en este tipo de programas, le aportará herramientas para recuperar su equilibrio.

¿Cuál sería su sugerencia para aproximarnos lo más posible a un buen resultado en el tratamiento?

Los factores involucrados en el recupero de peso, confirman que el tratamiento quirúrgico de la Obesidad y el Síndrome Metabólico, debe ser parte de un Programa Integral de Tratamiento, conformado por un equipo multidisciplinario, con profesionales capaces de contemplar todos los aspectos del paciente, evaluando los factores que desencadenan estos desórdenes, logrando cambios en los hábitos y de vida que sean saludables y perduren en el tiempo. El objetivo es equilibrar al paciente clínica, nutricional, emocional y físicamente, mejorando su calidad de vida y controlando las comorbilidades, más que alcanzar un determinado peso ideal.

Leave a Reply