fbpx

La evaluación psiquiátrica es clave antes y después de la cirugía bariátrica

La cirugía para perder peso se asocia con una pequeña elevación del riesgo absoluto de suicidio o autolesión no fatal (principalmente por sobredosis de drogas) en comparación con el tratamiento no quirúrgico para la obesidad. Los pacientes con y sin historial de autolesión previo a la cirugía tenían un mayor riesgo de estos desenlaces, en el estudio publicado en Lancet Diabetes & Endocrinology.

Sin embargo, la cirugía bariátrica también se ha asociado con una mayor sobrevida en varios estudios observacionales bien diseñados, por lo que pese al hallazgo de un mayor riesgo de suicidio, no deben desalentar el uso de la cirugía bariátrica, al menos no desde la perspectiva de la sobrevida.

Sin embargo, estos resultados refuerzan la importancia de la evaluación psiquiátrica antes y después de la cirugía bariátrica, y podrían ayudar a informar y refinar las guías clínicas sobre cómo seleccionar a los candidatos para cirugía y cómo darles seguimiento con el tiempo.

Dado el número cada vez mayor de cirugías bariátricas en adultos y «pacientes adolescentes, que podrían ser un grupo especialmente vulnerable … los equipos multidisciplinarios que tratan a los pacientes deben estar conscientes del cúmulo de factores fisiopatológicos, psicosociales y de apoyo que interactúan mutuamente y potencialmente pueden afectar negativamente el curso posoperatorio de un paciente.

Por ejemplo, el alcohol se metaboliza de manera distinta después de la cirugía de bypass gástrico, por lo que los pacientes pueden intoxicarse más rápidamente. Las deficiencias de micronutrientes o macronutrientes que ocurren después de la cirugía bariátrica también podrían agravar la depresión o la ansiedad.

La cirugía bariátrica también causa cambios en los sistemas de señalización endocannabinoide y otras alteraciones neuroendocrinas que podrían afectar el estado de ánimo, la ansiedad y la depresión, señalan.

Además, los pacientes podrían haber tenido expectativas poco realistas sobre los cambios en la forma del cuerpo y la calidad de vida después de la cirugía.

En general, uno de los mensajes clave que surgen de los estudios, es que el apoyo psicológico posoperatorio a largo plazo es crucial y debe incluir una evaluación clínica para identificar [y tratar] cualquier factor de riesgo modificable para el suicidio o la autolesión. También puede hacerse más antes de la cirugía, para poder identificar los trastornos psiquiátricos, especialmente entre pacientes vulnerables.

Las guías clínicas internacionales para la cirugía bariátrica ya enfatizan la cuidadosa selección de pacientes, advirtiendo explícitamente sobre el abuso del alcohol y las dependencias a drogas, los trastornos psicóticos no estabilizados, la depresión severa y los trastornos de la personalidad y de la alimentación, así como sobre los pacientes que son incapaces de involucrarse en un seguimiento médico prolongado.

Extraído del artículo: La evaluación psiquiátrica es clave antes y después de la cirugía bariátrica – Medscape – 31 de enero de 2018.

Realice su consulta

Le responderemos a la brevedad.