Nuevos datos refutan el periodo de espera previo a cirugía bariátrica

Nuevos datos refutan el periodo de espera previo a cirugía bariátrica

Los requisitos de participación obligatoria en programas médicos de reducción de peso antes de procedimientos de cirugía bariátrica no mejoran los resultados en la reducción de peso, e incluso pueden empeorarlos, señala nueva investigación.

Los hallazgos de estos estudios presentados en el congreso Obesity Week 2017 respaldan la literatura creciente que cuestiona las reglas impuestas por muchas compañías de seguros que exigen la participación de pacientes en un programa de control de peso médicamente supervisado hasta por 6 meses antes de reembolsar por procedimientos de cirugía bariátrica, generalmente con la justificación de que el proceso mejora el cumplimiento del control del estilo de vida.

Sin embargo, los nuevos datos indican que los resultados en cuanto a reducción de peso y tolerabilidad no mejoran en pacientes que participan en estos programas. Hay tendencias que demuestran lo contrario, no es solo que estemos perdiendo nuestro tiempo, sino que el resultado puede ser peor, particularmente en pacientes con hipertensión no controlada, apnea del sueño grave, o diabetes no controlada. Un retraso de 6 meses puede afectar sus trastornos.

De hecho, en 2016, la American Society for Metabolic and Bariatric Surgery (ASMBS) recomendó poner fin a los requisitos, señalando: «La práctica discriminativa, arbitraria y científicamente sin fundamento, que representa la baja de peso preoperatoria obligada por las compañías de seguro, contribuye a la deserción de los pacientes, produce retrasos innecesarios en el tratamiento que salva vidas, da por resultado el avance de trastornos concomitantes potencialmente letales, no es ética, y se debe abandonar».

Todo se basa en el porcentaje de pérdida de peso después de la cirugía, pero hay otras medidas que es posible que no estén captando, si no se alecciona a los pacientes en determinadas habilidades para un estilo de vida prolongado.

Ninguno de los datos presentados hasta ahora ha demostrado algún beneficio en pacientes que retrasan su procedimiento de cirugía bariátrica, y estamos observando tendencias que señalan lo opuesto. Consideramos que la reducción de peso preoperatoria debe orientarse a metas, más que ser un requisito cronológico, y que cualquier retraso para el procedimiento quirúrgico bariátrico se debería minimizar.

La participación en un grupo de control de peso supervisado mensualmente antes de la intervención quirúrgica quizá no repercuta directamente en la reducción de peso después de la misma. Un enfoque más eficaz podría consistir en centrarse en intervenciones posquirúrgicas que resuelvan el restablecimiento del peso tras el tratamiento quirúrgico, los trastornos por consumo de alcohol, y el consumo de alimentos por pérdida de control.

«En equipo y al unísono»

Ciertamente hay indicaciones para la cirugía bariátrica, sobre todo si los pacientes la desean, o si no se dispone de intervenciones conductuales o médicas intensivas para reducir el peso, la persona puede estar en una mejor posición para someterse a un procedimiento de cirugía bariátrica.

Es necesario trabajar en equipo, y al unísono. Creo que los médicos bariátricos deben ayudar a los cirujanos antes y después de la cirugía, y los cirujanos deben reconocer el valor de la intervención médica en ambos estadios. Debemos tener un enfoque multifacético y multidimensional en la obesidad. Es una enfermedad crónica de por vida, por lo que se necesita proporcionar una diversidad de servicios.

Extraído del artículo: Nuevos datos refutan el periodo de espera previo a cirugía bariátrica – Medscape – 6 de nov de 2017.

Leave a Reply